Tercera reunión, domingo por la noche.

Por Pr. Daniel Heft.

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:11-13)

- Pasar de la inmadurez a la madurez; un ejemplo sería ver una fruta y nadie quiere comer una fruta que esta verde, que le falta madurar. Cuando ya está madura esta tiene semilla de tal manera que puede reproducirse. Asimismo es con uno, hay señal de madurez cuando se empieza a reproducir. Y esta se ve en la medida que dejamos todo a Dios y confiamos en El. Personas con el carácter bien formado, de buen temperamento. Y que empieza a hablar a otros de Cristo y acerca a la gente a los pies de Cristo.

- Del estancamiento al crecimiento, todo lo que tiene vida crece. Puede haber etapas en la vida que hacen quedar; pero uno no desea quedarse así. Esto es querer crecer. Y el querer es poder. Si no hay crecimiento, es señal para detenerse y ver que está pasando.

- De ser solo un participante a ser alguien comprometido. Se puede ser participante pero en manera muy liviana sin querer llegar a comprometerse como tal. Con Dios hay que estar comprometido a tal punto de dar la vida. De dejar proyectos y sueños por los planes y sueños de Dios.

Lo que Dios tiene para uno y sus planes son muchos mejores que los sueños propios de uno mismo. Porque sus planes y pensamientos son de bien y mejores que los que uno piensa y sueña.

Madurar es seguir de pie en medio la dificultad y no tirar la toalla. Porque el carácter se manifiesta en medio del fuego, en medio del dolor.


"Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo," (Efesios 4:13-15)

Vivir para El; es poner nuestra mirada en El y así ver la necesidad que hay afuera y jugarse por decir "Heme Aquí" esta es otra señal de crecimiento y madurez.

- De la incredulidad a la Fe
El milagro ocurre cuando se termina todas las posibilidades que se tiene y ya no hay más nada que hacer. Entonces ahí se manifiesta la fe y ver que se ha crecido en esta área.

La prueba viene de parte de Dios, para desafiarnos y hacernos crecer.
Las tentaciones vienen del diablo para hacernos caer.

“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.” (1 Corintios 13:11)


Aprender a crecer y madurar. Se vive una sola vez aquí en la tierra y no hay que desperdiciarla. Hay que saber vivir a la manera que Dios nos dice. Porque esta es la mejor manera en Él hay vida y así funciona.

Diferencias entre el participante y el comprometido:
El participante busca crecer, da parte de sus ganancias, busca la iglesia perfecta, espera un avivamiento.

El comprometido busca reproducirse, da su vida por Dios y entrega su servicio, construye la iglesia real, es parte del avivamiento.

Quienes somos

Nuestra congregación nació en el año 1985 en la ciudad de San Salvador de Jujuy

Contactenos

(54) 388-4238144

tbmaranatha@gmail.com

www.templomaranatha.com

@templomaranathacom

@TemploBiblicoMaranatha

utube.com/CongresoJujuy 2015